miércoles, 16 de diciembre de 2009

Suicidio negado

.
Hoy sí, hoy yo, con mucho gusto,
me moría llevando mi memoria.

Hoy están aquí el deseo y la nostalgia
sin estorbarse, mirándose apenas.

Hoy está todo aquí con la dulzura de lo inevitable,
con el suave placer de un fruto maduro.

Hoy, día derrumbado, emisario del miedo,
se me ofrecieron las puertas de salida
y me sentí bien.

Hoy por primera vez noté
que siento amor por todo lo que dejo.


2 comentarios:

Yo soy Joss dijo...

lo tengo repe!

Víctor L. Briones Antón dijo...

Este me parece especialmente sutil. Además lo he leído justo después de el que aparece a continuación porque como hace tiempo que no pasaba por aquí he querido contextualizar la lectura. El contraste ha favorecido estos versos que aparecen suaves y muy cercanos a eso que llaman sabiduría que para mi consiste en hablar de asuntos insondables con una calma que los haga parecer cotidianos.

Un besico.