jueves, 11 de marzo de 2010

Oro

Oro fuego y alma
una inmensa sonrisa de talón a cuello
el vapor de tu casa dando calor
y al sentirte sin culpa vas oyendo:
yo también soy de oro,
como un agua humeante
como un cuerpo risueño
como quien confía:
yo también soy de oro,
yo también me entrego.

1 comentario:

Yo soy Joss dijo...

me encanta el ritmo: es redondito, como la palabra oro. O más bien circular, va dando la vuelta y acaba por donde empieza y vuelta a empezar, es como una peonza. Ya sabes que me gusta lo equilibradito y armonioso, y este está lleno de eso.