martes, 16 de junio de 2009

Judas

.
El cielo empieza
A veinte metros de mi balcón.

Todo está negro.

Las olas se oyen, pero no se ven
Al humo le ha dado por cegarme
La luz se niega
Y yo me empeño.

Y pienso en Judas, en quien pensaba.

Casi todo está negro.

Jesús sufrió tormento, murió y resucitó
Y al pobre Judas aún no lo hemos resucitado.

Y por eso el mar hoy está negro
Como el cielo, con el que lo confundo
Y oigo las olas, pero no las veo.

Será que todos somos Dios
Y que la luz es sólo flor del tiempo.
.
.

1 comentario:

Yo soy Joss dijo...

Pues sí, si la muerte y resurreción de cristo era un plan divino, ¿por qué permitieron que Judas, movido por la culpabilidad de su supuesta traición, se suicidara? sin el beso de Judas el Nuevo Testamento hubiera perdido mucha emoción, ¿no?... Resurrección para Judas ya joder! XD