martes, 9 de junio de 2009

(retratos) Dani

.
Entre el negro y el blanco
Hay un río de huesos y cenizas,
Un manantial de muertos esperando
Y tiernos dolores, quebrados en sonrisas.

Entre el dedo y su mano
Hay acentos que brotan de palabras:
Hay sonidos más leves que sus ecos
Y hay distancias, como en el olvido.

Hay lo que tiene que haber:
Ese abismo que yo no alcanzo
Y al que tú me invitas.

Y así pasó:
Abriste con tus gestos el nudo del espacio
Me diste un beso de hermano
Y ganaste de golpe la partida.
.
.

4 comentarios:

Yo soy Joss dijo...

a veces hay fronteras aparentemente insalvables, y sólo están en nuestras mentes, a veces sólo un gesto de amor es suficiente para podder alcanzarlo todo... sólo a veces claro...

Daniel dijo...

"Y los pensamientos se elevaron hasta las regiones donde el dolor y la felicidad fluyen juntos y las lágrimas son el vino de la ventura."

elmudo dijo...

¡Óle!

Víctor L. Briones Antón dijo...

Qué importante es el entendimiento mutuo, la cercanía!
Que te digan, ven, lánzate al vacío que no te harás más daño del que ya te haces en ese "lleno" que habitas.

Qué importante!