lunes, 10 de agosto de 2009

A quienes me arreglaron la clavícula izquierda

.

Allí, como en los sueños

hay pinchazos que no inquietan

órdenes que no humillan

filos de aspereza que acarician

y heridas anchas que no matan.


Allí, como en el sueño

cuando te duermes te reparan

(buen oficio, mecánico de cuerpos,

si se hace con el alma).


Allí, como en los sueños

por fin la realidad cambia

y te curas

(porque te curan).


Por eso

como a los sueños

a vosotros:

muchas gracias.


1 comentario:

Yo soy Joss dijo...

A ti te la arreglaron, a mí me la rompieron... al nacer...