jueves, 2 de julio de 2009

Para vivir

.
No habrá otro momento de suerte
No estará mi perro
No habrá otro ángel, ni más compañeros
No habrá más dinero
No habrá otro invierno, no habrá más sueños
No habrá más agua de mar, ni más espuma
No habrá más olas, ni piel calentita, ni más arena
No habrá más sol, ni habrá más sombra, ni tendré más sueño
No habrá más dolor. No estarán las nubes, ni estará mi perro
No habrá aceitunas, ni música, ni aliento
No habrá otro intento, ningún invento
Me traerá a la cara otra sonrisa. No habrá más tiempo
No habrá más cuentos
No habrá más Dios, ni habrá más muertos
No habrá más hechos
No habrá más hecho que mi muerte
No habrá otra copa
No llevaré más ropa que mi vida
No habrá más luz de amanecida
Por no haber, no habrá ni silencio.
.
a Huckleberry Finn en su isla.











foto David Mas.

4 comentarios:

Yo soy Joss dijo...

No, bueno, es que por otro lado, no lo sabemos. Uno tiene sus absurdas esperanzas...

Argax dijo...

Saberlo no lo sabemos. Pero a lo mejor es que no lo queremos escuchar. Es normal dudar, pero siempre hay algo dentro, algo que nos dice que es lo que esperamos encontrar cuando lleguemos a la estación de destino. En mi caso la duda casi no se presenta y sé que cuando calle sólo habrá nada, como dice el mudo, ni siquiera me quedará el silencio.

Un beso para cada uno.

Yo soy Joss dijo...

Yo he vivido cosas, y tenog mis esperanzas....

Hidai dijo...

No me disgustaba. Sólo pregunta el porqué. No tienes que hacerme caso con eso. Yo pregunto el porqué de todo. Incluso de lo que no lo tiene.